Mأ“DULO 6: EDUCAR SIN CASTIGOS NI RECOMPENSAS. 2آھPARTE Educar sin castigos ni recompensas 6...

download Mأ“DULO 6: EDUCAR SIN CASTIGOS NI RECOMPENSAS. 2آھPARTE Educar sin castigos ni recompensas 6 Creencias

If you can't read please download the document

  • date post

    18-Jan-2021
  • Category

    Documents

  • view

    0
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Mأ“DULO 6: EDUCAR SIN CASTIGOS NI RECOMPENSAS. 2آھPARTE Educar sin castigos ni recompensas 6...

  • MÓDULO 6:

    EDUCAR SIN CASTIGOS

    NI RECOMPENSAS.

    2ªPARTE

  • Educar sin castigos ni recompensas

    2

    ÍNDICE

    1 ALTERNATIVAS AL CASTIGO: ........................ ......................................... 3

    1.1 Bebes: de 0 a 18 meses: ....................... .............................................. 3

    1.2 De los 18 meses a los 4 años: ................. ........................................... 4

    1.2.1 LAS RABIETAS: ............................... ............................................. 5

    1.3 De los 5 a los 12 años: ....................... ............................................... 11

    1.3.1 CONFLICTOS DE COMPRTAMIENTOS: ............... ..................... 12

    1.4 CONSECUENCIAS NATURALES:....................... .............................. 16

    2 PREMIOS Y RECOMPENSAS: .......................... ....................................... 18

    3 LAS ALABANZAS: .................................. ................................................. 21

    3.1 EL FEEDBACK:................................... ............................................... 21

    3.2 LAS ALABANZAS: ................................ ............................................. 22

  • Educar sin castigos ni recompensas

    3

    1 ALTERNATIVAS AL CASTIGO:

    Antes de nada hay que diferenciar y conocer un poco las etapas del niño,

    ya que no es lo mismo un bebé de 18 meses, que un niño de 5 años o un

    niño de 12 años. Aunque el concepto es el mismo:

    No se castiga

    Quizás la diferenciación nos ayuda a entender las circunstancias de

    desarrollo del niño.

    1.1 Bebes: de 0 a 18 meses:

    Esta etapa es de vital importancia para el bebé y futuro niño y adulto. Y no

    solo en lo que se refiere a la crianza propiamente dicha., sino en cuanto al

    desarrollo de su inteligencia emocional, ya que en esta etapa, alrededor de

    los 2 primeros años, se graban rutas neurológicas profundas en el sistema

    límbico y en otras regionales del celebro donde se representan las

    emociones y estas rutas neurológicas determinaran su comportamiento para

    toda su vida.

    Muchas veces pasa, que la persona en la edad adulta tiene falta de

    autoestima o un miedo irracional o alguna cosa que no sabe porque le pasa,

    y no tiene ningún recuerdo de qué lo ha podido producir. Seguramente se

    deba a algún acontecimiento sucedido en la primera infancia, que aunque

    no se tienen recuerdos explícitos, estos quedan grabados en su cerebro.

    Una parte importante de nuestra felicidad adulta, se debe a lo que

    grabamos en nuestra primera infancia, por lo que es importante que el bebé

    se sienta seguro, querido y atendido y solo tenga almacenados buenos

    momentos.

    Aquí tenemos que tener bien claro que no existe maldad por parte del niño,

    a esta edad es difícil que un niño pueda tener maldad. Por lo tanto si el niño

    llora, seguramente es que tenga una necesidad no atendida. Esta

    necesidad puede ser muy diferente, desde tener hambre, sueño, gases, el

    pañal mojado, hasta tener necesidad de un abrazo, de presencia, etc.

  • Educar sin castigos ni recompensas

    4

    Pueden ser muchas cosas, pero ante la duda, es importante que atendamos

    a nuestro saber e intuición de padres o educadores y vayamos buscando y

    descartando hasta averiguar que le sucede al bebé.

    Por lo tanto el niño:

    1. No llora para fastidiar a nadie, sino que llora porque tiene una necesidad

    que no está atendida, por ejemplo:

    Tiene hambre, sueño.

    Le duele algo.

    Le irrita el pañal, tiene caca o pipi.

    Tiene gases.

    Tiene necesidad de contacto físico: brazos, besos, etc.

    Se siente solo o desatendido.

    Etc.

    2. No tira las cosas, para burlarse de nosotros, quizás está jugando y

    experimentando.

    3. No muerden o pegan, porque sean malos, es la única forma que saben

    para expresar algo.

    Por lo tanto NO castigamos a los bebés, bajo ningún concepto. Una

    alternativa al castigo es prevenir y resolver aquellas necesidades que no

    estén atendidas.

    1.2 De los 18 meses a los 4 años:

    A partir de los 2 años de edad, más o menos, el niño empieza a entender

    que es una persona independiente de su madre. Antes de los 2 años, el

    niño no sabe diferenciar entre él y su madre y energéticamente forman un

    mismo cuerpo.

    Laura Gutman , nos cuenta en su libro “La maternidad y el encuentro con su

    propia sombra” que los bebés y las madres, sobre todo, en los dos primeros

    años de vida, están emocionalmente unidos. Por lo que el bebé puede sentir

  • Educar sin castigos ni recompensas

    5

    todo lo que siente la madre. Y la madre sentir todo lo que siente el bebé.

    Bebé y madre son un mismo cuerpo emocional.

    En el momento en el que el niño empieza a razonar y empieza a hablar (a

    eso de los 18 meses a 2 años), el niño empieza a generar ideas propias y

    genera su propia identidad. Empieza a utilizar el “yo” para referirse a sí

    mismo.

    Esta etapa está señalada por las:

    1.2.1 LAS RABIETAS:

    Las rabietas no es más que el camino hacia la independencia, es el “No” y

    la negación ante todo, ya que con ello el niño afianza su propia identidad,

    diferente a la de sus padres y por ello se da el enfrentamiento.

    Enfrentamiento de sus propios deseos al de los padres.

    Este camino hacia la independencia, le lleva un conflicto emocional enorme,

    ya que los padres no entienden que les pasa y se acaban enfadando con él.

    Lo cual conlleva al niño a una oleada de sentimientos negativos, ya que

    quieren hacer las cosas como ellos quieren y notan el enfado y el rechazo

    de las personas que más quieren, sus padres. Y esto es la rabieta.

    Es una etapa dura para los padres, los niños lo cuestionan todo y se oponen

    a todo. Los padres no entienden lo que les pasa y además creen que los

    niños les toman el pelo, son desobedientes o los quieren engañar. Además

    aquí juega en contra las falsas creencias que hay respecto a las rabietas. La

    mayoría de estas creencias vienen heredadas por nuestros padres y están

    muy instaladas y aceptadas por nuestra sociedad.

    Seguramente podemos reconocer algunas de ellas. A continuación

    exponemos las más comunes:

    Las rabietas no son más que el camino hacia la inde pendencia, es

    el “No” y la negación ante todo.

  • Educar sin castigos ni recompensas

    6

    Creencias sobre las rabietas:

    1. “Los niños deben hacer y comportarse como le di ce sus padres”:

    Siempre que el padre entienda la edad del niño y lo que ello significa.

    Por lo tanto, no pretendemos que en un restaurante, un niño de 2 o 3

    años se comporta como un niño de 8 años. Ya que antes de los 4 años

    es difícil, puesto que no tienen aún mecanismos de control, como la

    voluntad, etc., que no se logra hasta esta edad e incluso en algunos

    niños hasta los 6 años.

    2. “Mi niño no comparte los juguetes y montan en ra bieta cuando un niño o

    un adulto se lo intenta quitar”.

    ¡Normal! Nosotros tampoco dejamos nuestros juguetes a los niños,

    cuantas veces les decimos:

    “Suelta eso que es de papá y se podría romper”.

    “No cojas eso que es de tu hermana y se va a enfadar si se

    rompe”, etc.

    Esto es lo que aprenden.

    3. “Se debe empezar a acostumbrarse”:

    La costumbre no es más que instalar un hábito. Y hasta los 4 años los

    niños no están preparados para empezar a adquirir un hábito. Por lo

    tanto es fundamental que los padres entiendan que han de ir poco a

    poco y no desesperar, porque a estas edades lo que hace el niño no es

    por costumbre, sino por jugar o estar y compartir con sus padres.

    Por lo tanto si el niño no recoge su habitación a estas edades, es

    normal, lo harán cuando lo vean como un juego y no siempre, puesto

    que no adquieren hábitos ni costumbres a estas edades.

  • Educar sin castigos ni recompensas

    7

    ¿QUÉ HACEMOS ANTE UNA RABIETA?

    Ante todo hay que decir que las rabietas tienen fecha de caducidad, que se

    dan a estas edades y que raramente veremos niños de 10 años con

    rabietas.

    1. Se flexible y evítelas :

    Muchos tipos de rabietas se pueden evitar. Los padres tienen mucha

    información sobre sus hijos como para poder evitar muchas rabietas,

    información sobre gustos, tentaciones, nivel de cansancio, etc. Tenemos

    que ser lo suficientemente flexible como para cambiar los planes según

    veamos a nuestros hijos.

    Ejemplos:

    Si tu hijo cuando vais a comprar lo coge todo o se le antoja todas las

    chuches que hay cuando se va a pagar y monta en rabieta. Evita en la

    medida de los posible ir con él a comprar o evita las cajas más tentativas

    de chuches, o puedes pactar previamente algo con él.